En pocas ciudades como Zacatecas se entiende a primera vista por qué se trata de un sitio Patrimonio de la Humanidad. Su arquitectura es el marco perfecto para una cultura que se puede palpar en sus museos, en sus festivales, en sus recurrentes conciertos y presentaciones en la vía pública, en sus alegres callejoneadas. Zacatecas barroca, minera y revolucionaria dotada de belleza desde su subsuelo hasta el impresionante azul de sus cielos es una ciudad que guarda su historia, pero que también se abre al futuro y se presenta como un espacio vivo, único de sonidos y sabores que sorprenden y se quedan por siempre en la memoria.

 

Zacatecas tiene un origen minero, pues su fundación se debe precisamente al hallazgo de yacimientos de plata, en torno a los cuales se desarrolló la ciudad. Así, se convirtió también en uno de los principales centros económicos de la Nueva España. Para conocer más de la minería de Zacatecas, se recomienda subir al tren que se adentra en las entrañas de la mina El Edén. Sus túneles albergan historias y leyendas, un museo y la experiencia inolvidable de visitar una mina verdadera.

 

En 1993 fue nombrada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, y es, después de la Ciudad de México, la ciudad mexicana con más museos.

Zacatecas es un vocablo náhuatl que se ha utilizado para darle el nombre al municipio de la capital, a su cabecera municipal y al estado. Los zacatecas o zacatecos conformaban un grupo chichimeca que hasta la llegada de los españoles habitó la región circundante al cerro de La Bufa.
La palabra Zacatecas significa habitantes de la tierra donde abunda el zacate. Se deriva de los vocablos: zacatl, que significa junco, hierba, grama, y el locativo co. Ambos componen el término Zacatécatl, cuyo significado es: habitante de Zacatlán (sitio donde abunda el zacate). 

(visit mexico)

ZCL vista general.jpeg
ZCL Acueducto DEL CUBO.jpg
ZCL Parroquia de Ntra Sra de FAtima.jpg